Cultura organizacional de Nike
agosto 27, 2018
8 Problemas recurrentes de Recursos Humanos
agosto 27, 2018

¿Por qué mi talento humano abandona la empresa?

La rotación del talento humano es una situación que se presenta en todas las organizaciones sin importar su tamaño o sector del mercado. Aunque es un proceso normal, muchos jefes no están preparados para cubrir la baja, sorpresiva o no, de uno de sus empleados, aún más cuando se trata de un colaborador de gran confianza y sobresaliente desempeño.

 El problema aparece cuando la rotación se convierte en un denominador común en la empresa. El cambio continuo de colaboradores afecta el desarrollo de los procesos tanto internos como externos de la compañía, disminuye la productividad, desajusta los equipos de trabajo y consume tiempo valioso de los superiores en capacitaciones y entrenamiento.

Aunque las empresas saben que la salida de sus colaboradores es una posibilidad que está siempre presente, en la mayoría de ellas se sorprenden cuando eso sucede. Sin embargo, existen unas razones muy puntuales que llevan a sus colaboradores a abandonar la organización y que pueden identificarse tempranamente para evitar la escalada de los índices de rotación y la disminución de la productividad compromisoen la compañía.

La pregunta entonces es la siguiente: ¿Por qué dejan la empresa mis empleados? Y la respuesta puede encontrarla en alguna de las siguientes razones:

  1. Sus empleados no se sienten parte de la empresa:

 Las personas necesitan saber que su trabajo es valioso, que la empresa y su jefe los aprecia y que su aporte es realmente necesario para el cumplimiento de los objetivos. En muchas ocasiones ellos se sienten a la deriva, no tienen claras sus tareas ni objetivos y no saben cuál es el papel que desempeñan dentro de la empresa.

Esta sensación es determinante para decidir buscar otra alternativa laboral. La empresa debe asegurarse de difundir y cultivar la misión, visión y los valores en toda su plantilla y de asignar funciones, tareas y objetivos a cada uno de sus colaboradores. Una comunicación fluida y una retroalimentación constante permiten mantener a las personas satisfechas y comprometidas con su trabajo.

  1. Sus empleados no saben cómo hacer su trabajo:

 Algunos jefes asumen que una persona recién contratada para ocupar un cargo sabe cómo hacer su trabajo sin ningún tipo de orientación. Es claro que si un colaborador superó todos los procesos de selección, es porque está en capacidad de realizar el trabajo para el que fue elegido, pero la compañía debe realizar un acompañamiento que le permita conocer a fondo sus funciones, tareas objetivos.

Es necesario explicar, demostrar, guiar y finalmente permitir que el empleado empiece a realizar su trabajo. Tómese el tiempo adecuadopara asegurarse que cada uno de sus nuevos colaboradores conocerealmente el funcionamiento de os procesos de la compañía y particularmente los que lo involucran directamente.

  1. Sus empleados no reciben retroalimentación

 La retroalimentación, también conocida como feedback, es crucial para consolidar el compromiso y la motivación de sus colaboradores. Las personas no esperan únicamente recibir un salario por su trabajo cada mes, ellos necesitan saber si están haciendo las cosas correctamente o si deben cambiar sus métodos de trabajo y las estrategias que están usando para cumplir con sus objetivos.

A medida que los millenials van tomando mayor protagonismo dentro de la fuerza laboral en todo el mundo, es fundamental que las empresas establezcan los canales adecuados para que ellos reciban retroalimentación continua, objetiva y constructiva con respecto a su desempeño.

Acabamos de describir algunas de las situaciones que las personas toman en cuenta a la hora de abandonar su empleo. Aunque muchas veces no es intencional, estas malas prácticas producen los mismos resultados: confusión, bajo rendimiento, desmotivación, falta de compromiso y finalmente la constante entrada y salida de empleados, lo cual reduce notablemente la productividad y credibilidad de la empresa.

Una compañía que no cuente con un sistema eficaz de evaluación de desempeño, que no entregue retroalimentación a sus colaboradores y que nos los acompañe y supervise durante su proceso de adaptación, no podrá maximizar el rendimiento de su talento humano y menos comprometerlo ni lograr la satisfacción que todas las personas buscan al ocupar un cargo en cualquier organización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Necesitas una asesoría?